La Leyenda del pequeño elefante Sitalon

En una frondosa y abigarrada selva habitaban unos animales singulares que poseían la facultad de hablar.

Sitalon un pequeño elefante se había quedado algo rezagado del resto de sus compañeros de viaje. Todo para el era novedoso; las flores, las hojas de los arboles, los pájaros e insectos… De vez en cuando extendía su pequeña trompa e inspeccionaba texturas y formas de los objetos que iba encontrando a su paso; piedras, palos, flores…Debería de haber estado mas atento ya que su manada migraba por un grave problema que los acuciaba, el abastecimiento de agua.

Fortuitamente un mariposa rojiza se cruzo en su trayecto y el pequeño elefante la siguió casi hechizado pendiente de cada movimiento de aquella, de sus giros y quiebros en el aire. Finalmente la mariposa desapareció de su vista pero lamentablemente también su manada. Desorientado miro en derredor suyo pero no halló a nadie que lo pudiera ayudar.

Vago tres días desconcertado sediento y triste al 4 día halló un precipicio frente a el se extendía un viejo puente construido por humanos  el cual enlazaba las dos montañas escarpadas. La visión de un pequeño manantial le hizo esbozar una breve sonrisa.

Inopinadamente emergieron de la nada multitud de pájaros grises.

-Hola – Les dijo Sitalon mirándolos con ojos diáfanos y dulces.

Aquellos pájaros extrañamente guardaron silencio habían sido hechizados en la antigüedad por un malvado mago que les había arrebatado sus bellos y radiantes colores aunque no sus trinos. Lo que aquellos no sabían es que aquel fatídico maleficio hubiera sido revertido con un simple trino emitido por cualquiera de ellos con la intención de ayudar a alguien desinteresadamente. Lo miraron de soslayo obviando deliberadamente su saludo y se situaron perezosamente sobre las oscuras cuerdas que entrelazaban los viejos tablones de madera oscura que vertebraban aquel peregrino puente.

Sitalon se aventuro con resolución hacia el viejo puente , a cada paso que este daba aquel emitía lamentos y crujidos de madera antigua, ajeno al peligro que corría prosiguió. Sin embargo el tortuoso lamento arreció de forma alarmante, lo que hizo detenerse a Sitalon en su alocado avance.

Los pájaros mantuvieron su actitud neutra no es que aquel elefante les cayera mal …Lo único que ocurría es que llevaban una pesada carga a cuestas. Por otra parte aquel desconocido en nada les había ayudado con sus problemas, así que… ¿Por que iban a ser ellos diferentes? Algo inquietos por los lúgubres pensamientos a los que se estaban viendo sometidos se agitaron inquietos revoloteando alrededor. Como si con aquellos erráticos vuelos pudieran aplacar sus consciencias.

De súbito apareció una serpiente verde era un antiguo amigo de Sitalon habían sido grandes amigos días atrás hasta que el elefante en su alocada inconsciencia le había pisado la cola . No valieron las excusas proferidas por Sitalon desde aquel día este se desligo de aquel de forma fría y cruel . Ahora tenia que aguantar humillado que los otros animales de la selva le dijeran cola partida y cosas peores. Observo como Sitalon volvía avanzar a través de aquel maldito puente realizado por los humanos

-¡Bah hecho por humanos!- Comento la serpiente con desprecio. – Menudo estúpido. – sentenció, poco después se quedo dubitativo Sitalon había sido su amigo recordó escenas de juegos…al instante las alejo de su mente. El peso del orgullo herido peso mas sobre su actuación así que se embosco entre la maleza para observar el desenlace de los acontecimientos que sabia serian letales. Una hiena se unió al publico aquella no tenia ningún vinculo afectivo con los elefantes así que le era del todo indiferente. Se relamio instintivamente visualizando la próxima pitanza de la que seria único comensal.

Sitalon tenia mucha sed aquel pensamiento monopolizo su mente se imagino bebiendo del manantial y avisando posteriormente a su familia y amigos de su gran descubrimiento. Se movía lentamente procurando equilibrar su peso de forma equitativa . El puente oscilaba ligeramente de un lado a otro y las viejas cuerdas empezaron a deshilacharse una tras otra inexorablemente. Estaba a unos escasos pasos del otro extremo cuando oyó una voz desconocida que le aviso de su error, lamentablemente ya era tarde… El puente se quebró y con el arrastro a Sitalon . Mientras se precipitaba en su caída advirtió que aquellos pájaros grises habían sufrido una metamorfosis sus plumajes eran ahora abigarrados de bellos colores y volaban tras el intentando retener su caída. Instantes después Sitalon se estrello contra el suelo quedando desmadejado e inerme como un muñeco roto. Los pájaros se situaron con tristeza rodeando su cuerpo como silenciosos vigilantes. La hiena tras un par de horas bajo con una idea fija en su mente. Poco después apareció la serpiente en silencio se unió al resto de los guardianes que lloraron al cabo del tiempo desconsolados.

-Ah que pesados …no hicisteis nada cuando el os necesitaba ¿ Ahora por que tanta tontería? Dejarme que por lo menos yo aproveche su carne el ya no la necesita. – Dijo la hiena removiéndose inquieta. Tenia que convencerlos de su error no quería sufrir ningún picotazo de aquellos pájaros vehementes ademas no tenia del todo claro si aquella serpiente verde era o no venenosa…

Penso con ironía sentándose a unos cuantos metros chasqueando la lengua groseramente.

-Si pudieramos retroceder el tiempo lo daríamos todo por salvarlo. – Dijo una de las aves apesadumbrada. Tanto la serpiente como el resto de las aves asintieron dándole la razón calladamente

-¡Tonterias , paparruchas!- Dijo la hiena haciéndoles un desplante con una pata – No podéis detener el tiempo ni hacer que retroceda. – Dicho esto se rió cruelmente de las ocurrencias de sus contertulios. – ¿Sois dioses acaso? ja ja ja

Pero casualmente había por allí un hada que había oído retazos de la conversación, al manifestarse de manera visible miriadas de colores y chispas de luz los envolvieron. Todos los allí presentes se quedaron maravillados mudos de asombro ante semejante espectáculo. El hada flotaba ingrávida en el aire una energía dorada y cambiante la rodeaba. El tono de su piel era curiosamente del mismo color que la luz emanada por ella, se desplazo en el aire y llego a los pies de Sitalon . Por unos momentos pareció que la embargara una gran tristeza toco con su delicada mano el cuerpo del elefante, acto seguido deposito su mirada sobre cada uno de los que allí estaban.

-Hola he oído retazos de vuestras conversaciones dijisteis que queríais retroceder en el tiempo para que nada de lo que ha pasado ocurriera ¿No es cierto?

-Si – Asintieron todos menos la hiena que se retiro a una distancia prudencial. No se fiaba de las hadas eran seres caprichosos, ademas en el pasado una de ellas convirtió en un árbol a uno de sus compañeros. Asi que dudaba mucho de la intención de aquellos seres sobrenaturales. -Si eso dijimos- Corroboraron exaltados la serpiente al igual que el resto de los pájaros.

-Esta bien necesito que unais vuestros deseos a los míos según la calidad de vuestros sentimientos Sitalon volverá a la vida o por el contrario permanecera en el lugar donde se halla. – Proferidas dichas palabras el hada volvió a mirarlos escrutándolos con la mirada su valoración pareció ser positiva ya que esbozo una fugaz sonrisa.

Segundos después una gran oleada de luz de radiantes colores envolvió a Sitalon Todas las miradas convergieron sobre el pequeño elefante, cuando aquella energía hubo cesado. Los animales se acercaron un poco mas para descubrir lo acontecido. Observaron que todas las heridas habían desaparecido y que el elefante se desperazaba perezosamente de un pesado sueño. ¿Que era aquello adherido a Sitalon de vivos colores? Se preguntaron aquellos anonadados.

-¿Que paso?- Indago Sitalon extrañado de que todos aquellos animales lo miraran tan fijamente. Se rasco la cabeza pensativo todo a su alrededor había cambiado demasiado rápido. Aquellas aves habían sufrido una extraña metamorfosis mientras el se caia por el puente.

-Fue el hada  nos dio otra oportunidad. -Le revelo la serpiente.  Ya no sufría aquella fea y antigua herida . Flotaba en el aire sonriente gracias a unas alas de color verde, eran un misterioso regalo de un lejano y etéreo mundo que a veces se dignaba a visitar de forma fugaz a la tierra

-Que locura- Sonrio Sitalon. La serpiente estaba a su espalda y aun no había podido comprobar los cambios sufridos en su anatomía ni siquiera los propios ya que ahora el elefante lucia dos bellas y multicolores alas. – Que cosas dices jaja. – Añadio mientras se limpiaba el barro de una de sus patas y contemplaba atónito el cambio producido sobre su cuerpo

El hada había mirado dentro de sus corazones y juzgo conveniente dotarlos de algunos cambios en sus anatomías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s