7 Copas (Vampiros)

El sueño de siglos fue sesgado abruptamente, sus turgentes labios se entreabrieron levemente los notó algo tirantes y resecos. Los humedeció instintivamente con su lengua recorriéndolos con lentitud. Aún no tenía consciencia de su propio ser sus recuerdos se hallaban aletargados. Se movió perezosamente al percibir las dimensiones que contenían su cuerpo abrió los ojos extrañado, lo que vio… provocó un aluvión de recuerdos mal pergeñados sobre su mente. Se encontraba dentro de un  antiguo ataúd de mármol blanco. Una sonrisa cadenciosa iluminó su rostro, sus ojos grises relampaguearon con picardía. Era un hombre muy alto  de rasgos alargados emanaba virilidad sin embargo el color de su tez era algo pálido. Solo tuvo que desearlo y la puerta de aquel ataúd se deslizó en el aire de manera inusual emitiendo al hacerlo un leve lamento espectral mientras se colocaba de manera sobrenatural sobre el frío suelo de aquella estancia. Él levitó en el aire unos instantes recorriendo aquel lugar con la mirada. Le molestó que sus amantes no estuvieran allí para recibirlo.

Su traje era gris oscuro, su fuerte anatomía se traslucía bajo aquellos ropajes suntuosos y anacrónicos. Aquel hombre aparentaba visualmente poseer apenas unos 23 años.
Descendió suavemente hasta llegar al nivel del suelo volvió a recorrer  aquel lugar con la mirada escrutando fijamente cada detalle. Algunos fragmentos de su vida pasada yacían en el olvido, dicho pensamiento le incomodó.
Las paredes eran de piedra lo acogía una estancia lujosa. Los techos eran altos de madera recargados con abigarrados taraceados. Se respiraba cierta paz entre aquellos antiguos y silenciosos muros de piedra. Inspiró profundamente deleitándose en cada bocanada de aire. Con tan sólo desearlo los ventanales se abrieron fieles a su mandato. El frío de la noche irrumpió en la sala. Se asomó hacia el exterior recreándose en la contemplación de la luna llena y en el leve fulgor emitido por miríadas de estrellas. Sonrío un instante absorto en el momento. Pero aquella sonrisa fue truncada inusitadamente al contemplar un prodigio insospechado que emergía desde la tierra como un totem arrogante…
-¿Cómo se atreven?- Se preguntó a si mismo indignado. Su voz resonó estentórea  aunque resultó algo áspera,  también fue grave y seductora. Sin embargo ningún ser humano pudo apreciar en aquel momento aquellos matices.

 

Molesto por la osadía de aquel nuevo señor que había usurpado sus territorios con aquel abominable y anodino castillo rectangular. El cual se proyectaba hacia el cielo presuntuoso…
Llamó con el poder de su mente a sus amantes… Pero fue en vano ninguna de ellas acudió a su requerimiento. Bajó la vista contrariado sus ojos relampaguearon se sentía débil. Se preguntó cuanto tiempo había yacido en el olvido 20 años, 30 quizás. Algo debía de haber ocurrido para que se atrevieran a realizar tamaña afrenta hacia su persona.
Vislumbró aquellas luces inquieto, se imaginó que quizás los aldeanos estuvieran realizando algún tipo de festejo. De forma inconsciente humedeció sus labios recreándose en gratos recuerdos de voluptuosas doncellas bailando al compás de las flautas y los tambores.
Desconcertado por aquel torpe despertar levitó hacia el exterior para saldar cuentas con aquellos rufianes.
Pagaran pronto su osadía. Pensó arrogante
Su poderosa anatomía se transportó con tan sólo desearlo hacia aquel malhadado castillo que tanto le incomodaba. A medida que se iba acercando hacia aquel lugar divisó a otros castillos de similares características
-¿Quién será el torpe artífice de semejantes desmanes? -Se preguntó airado.
Perplejo se quedó hipnotizado al observar como un carro de metal se desplazaba por la calle sin ningún caballo que tirara de el.
-Brujos – Musitó, situándose al lado de un semáforo que parpadeaba…

Al cabo del rato vio aproximarse a una multitud de desconocidos, pararse sin motivo alguno, para proseguir posteriormente su peregrinaje caprichosamente a la vez.

Formuló la hipótesis de que quizás fueran clérigos en busca de su fe. Aunque por sus atuendos no lo parecieran precisamente.

Una joven captó su atención, su cabello era largo y sedoso de color negro azabache.

Sus ojos eran oscuros de color marrón con unas ligeras irisaciones verdes. Ataviada con un conjunto vaquero de aspecto informal. La expresión de su cara era algo mohína como si estuviera preocupada por algún problema que le acuciaba.

Sus miradas se cruzaron un instante. El esbozó una sonrisa, confusa la joven desvió su atención hacia otro lado para instantes después sonreír subrepticiamente halagada.

Pasaron unos segundos y la joven volvió a mirarlo. Lo cierto es que llevaba unos minutos espiándolo se preguntaba porque extraña razón nunca cruzaba la calle. A pesar de que había cambiado a verde varias veces atrás. Miró su reloj… tuvo que consultarlo varias veces ya que la única imagen que sojuzgaba su mente era el reflejo de aquellos ojos grises.

La gente comenzó arremolinarse alrededor unos iban cargados con paquetes, otros sin embargo nada portaban en sus manos. Era un crisol de alegrías y tristezas.

El semáforo volvió a cambiar a verde y aquella marea humana volvió a desaparecer. Tan sólo ellos quedaron en la acera. La joven extrajo el móvil del bolsillo de su vaquero. Tuvo que marcar varias veces el número de su amiga ya que la sensualidad emanada por aquel hombre la turbaba.

-¿Si?- Se oyó una voz lejana

-Soy yo. Te estoy esperando… Llevo ya 15 minutos – Explicó la joven con un mohín de disgusto reflejado en el tono de su voz.

-Uhmm… Perdona es que… Me ha llamado … quien tu sabes… – Le contestó su amiga con voz cantarina forzando una culpabilidad que no sentía

-¡Ah! Ya me imagino. – Exclamó Anne después sonrió y escuchó el relato de su amiga. Se alegraba por ella. Había sido testigo de…

6 pensamientos en “7 Copas (Vampiros)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s