Anne un personaje de 7 COPAS

6-secretos-tener-un-hermoso-cabello-largo-L-dfydfK1
Descripción:

Es una joven de cabello largo y sedoso de color azabache.
De mirada inteligente y penetrante sus ojos son marrones con unas ligeras irisaciones verdes. Es atractiva su rostro es regular y sus labios seductores. Posee un cuerpo voluptuoso y bello.

Personalidad:
Es romántica, apasionada y sensible se abstrae con facilidad rememorando a la persona amada. Intenta contener sus emociones para dar una imagen más fuerte de si misma. . Es su peor juez odia sentirse débil y se recrimina sus propios errores con dureza.
Impaciente quiere conseguir las cosas rápidamente languidece ante las espera.
Detesta los interrogatorios a nivel personal. Se ruboriza con facilidad a veces puede parecer algo ingenua.
Le molestan las aglomeraciones de gente.

Acostumbra a sufrir por los demás de tal forma que en cierto modo es vulnerable. A pesar de todo… y aunque la rodee la magia buscará siempre una explicación lógica de las cosas.
Le gustan los retos es tenaz y persevera en sus objetivos como un sabueso.
Detesta las injusticias y a las personas que ejercen la crueldad.
Gran sentido del humor que se vuelve irónico frente a las adversidades. Le entra una risa loca (nerviosa) cuando no es conveniente reírse.

Aficiones y curiosidades
Le gustan los perros y la naturaleza.
En el terreno de la moda oscila entre la ropa vaquera informal y las minifaldas. Le encantan las botas acordonadas. Le atraen las piedras semipreciosas en especial las amatistas.

Le fascinan los restos arqueológicos y los misterios que de ellos emanan.

D. EDELWEISS COEN AUTORA DE “7 COPAS” DISPONIBLE EN AMAZON

Alex un personaje de la novela “7 Copas”

ALEX

Características físicas: Es un hombre muy alto en torno a 1,95 cm de altitud. Su anatomía es fuerte emana virilidad. Su voz es grave y sensual. Sus ojos son grises y los rasgos de su cara alargados y elegantes. Es poseedor de un fuerte magnetismo animal…

Curiosidades gustos y aficiones: Le gusta vestir de color gris para realzar el atractivo color de sus ojos.
Maestro en el combate de espadas. Le encanta contemplar las estrellas.

¿Cómo era Alex en el pasado?
Alegre, protector, con un sentido innato de la justicia interpretado a su manera.
Pragmático de naturaleza, no se dejaba embaucar por palabrerías vanas, analítico e inteligente. Apasionado en el amor y en el sexo. Pícaro y travieso en el flirteo, algo mujeriego. Tranquilo pero con ataques de ira cuando se sentía contrariado.
No sabía disimular sus sentimientos y se plasmaban sobre su semblante. A veces podía ser algo arrogante. Valiente y aguerrido entraba en cólera si lastimaban lo que él consideraba sagrado e intocable.

Siglo XXI
Algo ocurrió en el pasado que cambio su vida algo que sacudió la base de sus cimientos. Él acaba de despertar en un siglo que es ajeno a sus vivencias. ¿Hasta que punto aquel hecho hizo que mutara su caracter? ¿Tras lo ocurrido su ser se decanta ahora hacia el bien o hacia el mal? ¿Logrará liberar sus recuerdos?

D. EDELWEISS COEN AUTORA DE LA NOVELA “7 COPAS” DISPONIBLE EN AMAZON EN FORMATO ELECTRÓNICO

La leyenda de la piedra negra 5ª parte

Todas las miradas convergieron sobre ella. Su ropa informal se había esfumado, su nuevo atuendo era diametralmente diferente ahora. Una breve falda dorada, se adaptaba a sus caderas lánguidamente y una blusa de similares características, dejaba al descubierto su atractivo ombligo. Deslizó su mano sobre ese curioso e inusual  tejido. Era fino, emitía un leve fulgor. Notó un suave cosquilleo sobre las yemas de sus dedos al rozarlo. No parecía un material por ella conocido. Se asemejaba más a una  energía, que envolvía sinuosamente su cuerpo. Sugiriendo, en vez de ocultar. Unas diminutas piedras preciosas de color verde, adornaban blusa y falda caprichosamente.

Se escuchó una música de tambores, flautas e instrumentos inusitados… Junto a ella hombres y mujeres, comenzaron a bailar, bajo un ritmo salvaje.

Sara titubeo unos instantes, algo desorientada. Segundos después, la música fue apoderándose de su cuerpo, de nuevo. Sus caderas se movieron al ritmo desenfrenado de los tambores. Con cada giro que ella daba, dejaba al descubierto sus firmes y torneados muslos. Su cuerpo seguía una exótica coreografía, una antigua danza, de un remoto lugar… Sintió placer bajo sus pies, al pisar la fina y cálida arena, una y otra vez, sin importarle su procedencia. Deleitándose con cada momento, que aquella ocasión le brindaba.

Cuando la música hubo cesado, de entre la multitud surgió un hombre de cabello oscuro y ojos azules. Sus rasgos eran alargados. Alto, cautivador, avanzaba hacia ella, con una pícara sonrisa…  Llevaba el torso desnudo, la complexión de su anatomía era fuerte. Podría haber pasado por un bailarín más. La única prenda que portaba, era un pantalón largo, de color ambiguo. Ya que según incidía  la luz sobre el,  se asemejaba unas veces al negro y otras al gris antracita. Mientras, el público enardecido, reclamaba una actuación más.

-Bienvenida Sara – Dijo aquel desconocido. Sus ojos, parecían estar acariciándola con la mirada, su voz era agradable, de tono grave.

-Gracias ¿Quiénes sois? – Repuso ella, correspondiendo a su sonrisa. Se sentía atraída hacia aquel hombre. Su aspecto, su voz, no podía dejar de mirar sus ojos. De percibir su embriagador aroma de maderas del bosque, de almizcle…  que parecían magnetizarla. Su sola presencia le producía placer, dicho placer ascendía en oleadas desde su sexo incitándola  a algo más.

-¿Es este tu segundo deseo? – Susurró el desconocido. Acto seguido humedeció sus labios seductora y perezosamente con su lengua. Era consciente del poder que ejercía sobre su interlocutora. – Uhm…. No sería cortes, será el mío entonces…

– Agregó, pronunciadas dichas palabras, su pícara  sonrisa  se trocó en una mueca triste. Las púpilas de Sara se dilataron un poco más, sin saber que decir, guardó silencio. – Los que tienen la mala suerte de cruzarse en mi camino me conocen como ….