Enigmas , las 13 semejanzas de las vírgenes negras

Ahora estoy leyendo un par de libros a la vez pero os voy hablar de un misterio que siempre me ha despertado curiosidad aunque no he ahondado mucho en el tema… Estoy en ello como quien dice aprendiendo un poco de aquí y otro poco de allá. Recuerdo hace años el viaje a Montserrat y la belleza de aquella virgen negra preciosa y enigmática. El halo mágico que emanaba, la belleza del momento no se puede explicar con palabras

virgen Montserrat

Me estoy leyendo “El enigma de las vírgenes negras” de Jacques Huynen. Hay un capítulo que me ha llamado bastante la atención y es el segundo. El hombre habla de 13 semejanzas o concordancias entre las vírgenes:

virgen negra Marsat

*1 – Que fueron realizadas en madera, situadas en la misma época siglos XI, XII y más raramente el s. XIII.

*2- Son siempre vírgenes mayestáticas la virgen esta sentada en un pequeño asiento sin respaldo o de respaldo corto llamado catedra.. El niño sentado en el regazo de la virgen. Las rodillas de la virgen están ligeramente separadas. Los dos miran al frente.

*3- El rostro de la virgen es noble soberano con reminiscencias orientales.

*4- Los rasgos de la virgen fueron tratados con esmero mientras que el hijo fue tallado de una forma más rápida con menos atención.

*5- En la policromía primitiva los vestidos son blancos rojos azules y con adornos dorados…. El autor dice que no hay que conceder importancia a los vestidos de siglos posteriores

*6- Todas tiene las mismas dimensiones 70cm de altura, 30 cm de ancho y 30 de profundo. (esto es bastante curioso no deja de sorprenderme)

*7-Fueron situadas en lugares donde hubo un culto a alguna divinidad céltica o pagana, cerca de fuentes, pozos, árboles o piedras…

*8- Además de la expresión de los rasgos hay un elemento asociado con cada virgen negra. Un caballero la habría traído de la cruzada o la había recibido de un soberano árabe…

*9- Objeto de peregrinación en la Edad media la mayor parte se encontraba en las rutas de las grandes peregrinaciones.

*10- Sus santuarios se encuentran siempre relacionados con abadías benedictinas, cistercienses y de casas templarias.

*11- A pesar de los daños a los que fueron sometidos los edificios que albergaban a dichas estatuillas aparecen signos e indicios de carácter esotérico e iniciador.

*12- Asociadas con milagros los beneficiarios habrían sido cruzados, niños comerciantes o navegantes que encarcelados en un calabozo o durante su sueño, o quizás ciegos (en general sumidos en la oscuridad) al tener la revelación de la virgen son liberados de la oscuridad y tras ese instante sus vidas cambian a mejor fortuna. Relacionadas con la resurrección de niños muertos.

*13- Rituales similares que no concuerdan con el catolicismo: Ofrendas de ruedas de cera, Colocación procesional sobre una piedra. Ceremonias en las que se utiliza el vino…

Un saludo hasta pronto 🙂

Anuncios

Hijos de un rey godo

Hijos de un rey godo

     Nº de páginas: 640 págs.
     Editorial: ZETA BOLSILLO
     Lengua: ESPAÑOL
     Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
     ISBN: 9788498724776
     Año edicón: 2011
     Plaza de edición: BARCELONA
La novela arranca con el reencuentro de Swinthila y Liuva  hermanos y descendientes del rey Recaredo. Tras un breve y trágico reinado  Liuva decidió esconderse en las montañas cántabras. Al encontrarlo, Swinthila pretende recobrar la carta de su madre, la reina Baddo, y la copa de poder con la que recuperar el trono usurpado a su familia. La codiciada carta revela a los hermanos la historia de los hijos del rey Leovigildo, Hermenegildo y Recaredo, así como el secreto de la copa sagrada. La primera esposa de Leovigildo, «la reina sin nombre», pidió a sus hijos que devolvieran la copa a un santuario oculto en las montañas asturcántabras. Sólo entonces sería posible la paz entre los pueblos hispanos.
Me ha gustado es un libro ameno y fluido. Las descripciones son ricas en detalles narradas casi con los 5 sentidos. Es un libro enriquecedor he aprendido muchas cosas de los godos y de las dos misteriosas copas (una de ónice y otra de oro ámbar y coral).
Un hecho que se repite durante todo el libro es ese afán desmesurado por alcanzar el poder. Truncando vidas llegando incluso a la tortura … Todo por alcanzar una satisfacción material y pasajera algo que no podrán llevarse al otro mundo. Esa actitud me ha producido cierto hastío pienso que el fin no debe justificar los medios.
Por otra parte lo que más me ha suscitado la curiosidad ha sido el tema de la copa de ónice. La que estaba oculta en el interior de la de oro…  ¿Será la copa que utilizó Jesucristo durante la última cena? ¿Puede un objeto material ser receptáculo del bien?
Saludos 😉